www.endometriose.ch¿Qué es la endometriosis? enfermedad progresiva
IT | FR | EN | AL 

La endometriosis, 
una enfermedad progresiva

La endometriosis no es en absoluto una afección maligna; sin embargo, es una enfermedad que evoluciona y se agrava. Cuando las partículas de mucosa se adhieren al peritoneo, sufren las mismas modificaciones cíclicas que las células «normales» del útero. La diferencia es que, al contrario de la sangre menstrual, esta sangre no puede salir hacia el exterior y se acumula en la cavidad abdominal. Ello provoca todo tipo de problemas, como dolor, alteraciones en las funciones de los órganos, incluso lesiones titulares. La enfermedad también puede provocar infertilidad. Con menos frecuencia, partículas de mucosa uterina son transportadas hacia partes más distantes del cuerpo a través del sistema linfático (por ejemplo, al ombligo) o vascular (por ejemplo, a los pulmones).

La mayoría de las veces, la endometriosis va empeorando a medida que pasa el tiempo. Se forman continuamente nuevos islotes de mucosa. Esto también explica porqué los síntomas también se intensifican. Cada vez que sangran los focos de endometriosis, la zona circundante se inflama. Además, partículas de mucosa quedan pegadas a otros órganos (vejiga, intestino, etc.) o incluso los penetran. Esto puede alterar la función de los órganos afectados y generar síntomas típicos como dolor renal y dolor durante la micción o defecación. También pueden manifestarse cólicos y dolores pélvicos difusos.

El objetivo de cualquier tratamiento es interrumpir este proceso, destruir los focos de endometriosis e impedir la progresión y empeoramiento de la enfermedad.

Una enfermedad que se disemina

 Bajo la influencia de las hormonas femeninas, los islotes de mucosa uterina que han migrado a la cavidad abdominal penetran otros órganos, formando focos de endometriosis en estos órganos. Las hemorragias menstruales desde los focos de endometriosis favorecen la diseminación de la enfermedad.

Supported by AstraZeneca